¿NECESITAS AYUDA CON TU HOSTING? Contáctanos :

Síguenos

¿Hosting? Asegúrate de leer los términos y condiciones

¿Hosting? Asegúrate de leer los términos y condiciones

Párrafos extensos y conceptos confusos, son algunas de las características que convierten a este documento en un elemento poco atrayente para los clientes. Pero en un contrato de Hosting, hay una serie de indicaciones que necesitas conocer para evitar futuros problemas y aprovechar al máximo el servicio contratado.

Reconozcamos que leer los términos y condiciones que regulan el uso de un servicio o producto, no es una práctica que se caracterice por su popularidad. Más bien es una tarea que enfrenta a los lectores a un texto bastante extenso y en varias ocasiones, a una jerga legal que no todos entienden. Por lo mismo, aunque no sea lo correcto, hacer clic en “he leído y acepto” o firmar el documento sin saber lo que dice el primer párrafo, es más común de lo que podríamos imaginar; de hecho, una empresa británica lo comprobó en 2010 con una inusual broma.

Lo complejo es que más adelante podrían surgir sorpresas desagradables y no tener derecho a reclamo por algo que supuestamente firmaste o aceptaste con consentimiento. Y esto, obviamente también vale para las empresas de Hosting; así que, si ya elegiste una, antes de decir “acepto” a sus términos y condiciones, lee cada uno de los párrafos que incluye, te ahorrarás varios problemas y tendrás una idea más completa de lo que implica contratar y utilizar esos servicios.

Pero como sabemos que probablemente esto no sea tu panorama ideal, para facilitarte esa tarea, hemos seleccionado algunos de los puntos más importantes en esos contratos de prestación de servicios. ¡Pon mucha atención!

  1. Las obligaciones de la empresa

Ese ítem se refiere a los servicios que ésta debe cumplir y prestar al cliente, empezando por su compromiso de respetar la confidencialidad de la información privada que entregará el usuario y que la empresa no podrá divulgar a terceros, a no ser que éste lo autorice mediante un documento escrito o que exista algún problema legal que la obligue a proporcionar tal contenido, frente a lo cuál, deberá notificar al cliente.

Y también hay una serie de otros temas a los que debes poner atención, por ejemplo:

  • En qué tipo de situaciones la empresa se eximirá de responsabilidades.
  • Cuáles son sus obligaciones frente al cliente.
  • Qué sucede si la disponibilidad total de las páginas web o los servidores que alberga la empresa, es inferior al porcentaje anual ofrecido por ésta.
  • Qué ocurre si el cliente supera el volumen de transmisión de datos que se incluye en la tarifa del plan contratado.
  • Frente a cuáles condiciones la empresa tendrá la libertad para limitar o interrumpir el acceso del cliente a sus servicios y por cuánto tiempo.
  1. Las obligaciones del cliente

Acá también debes poner mucha atención, ya que pueden existir requerimientos que como cliente no estés dispuesto o preparado para aceptar, ya sea porque careces de ciertos conocimientos y no tienes un equipo que te apoye en esos temas, o porque te parecen un tanto abusivos.

Entonces, ¿en qué debes fijarte? Revisemos algunos puntos:

  • Al igual que en el caso de las empresas, qué situaciones eximen al cliente de responsabilidades.
  • Hasta qué punto es responsabilidad de éste la protección y resguardo de los datos.
  • Qué tipo de servicios deberá administrar y para cuáles necesitará conocimientos técnicos.
  • Cuáles son las responsabilidades del cliente respecto a los recursos entregados y cuáles son los costos que deberá enfrentar de infringirlas, ya sea por causa de terceros o propia.
  1. Pago, derecho a retracto y devolución de dinero

cómo seleccionar un servicio de alojamiento web

Este es otro ítem que no debes dejar de lado en este contrato. Revisa detalladamente qué tan rentable es el término de devoluciones para tu empresa, considerando todos los escenarios de posibles situaciones que podrían ameritar esta acción.

Averigua:

  • Cuáles son las modalidades y plazos de pagos aceptados.
  • Cuál es el plazo máximo para que el cliente solicite la anulación del servicio, por retracto, y correspondiente reembolso de su dinero.
  • A cuánto tiempo corresponde el periodo de garantía.
  • Cuáles son las condiciones estipuladas para que exista la devolución del pago total.
  • Si durante el primer mes el cliente no puede hacer un uso adecuado del servicio de hosting, por responsabilidad de la empresa, cuál es el plazo establecido para que ésta haga devolución del pago, en caso de que el cliente lo solicite.
  • Qué ocurre si este último tiene problemas al emplear el servicio, después de los 30 días. Qué porcentaje de dinero le será devuelto.
  • Cuáles son los servicios cubiertos por la garantía de devolución o cuáles son los que no entran en esta categoría.
  • De existir una falla en el servicio de la empresa, cuáles son las herramientas aceptadas para que el cliente pueda demostrarlo y obtenga el reembolso del monto pagado.

Por cierto, hay muchos otros temas que debes atender, como los detalles del servicio que contrates, los límites de éste, la renovación y término del contrato, el actuar de la empresa de hosting frente a hechos que constituyan o se deban a fuerza mayor, cuáles son los casos considerados dentro de esa categoría, etcétera.

Lo importante es que tengas en cuenta que cada empresa tiene contratos distintos, incluso algunas podrían dividir el documento de términos y condiciones de acuerdo al servicio que entreguen; por ejemplo, Hosting, Housing, Servidores VPS, Hosting reseller, etcétera. Es decir, tus obligaciones y derechos como cliente pueden variar, de servicio en servicio, al igual que los relacionadas con la empresa. Así que no aceptes sin haber leído, no desperdicies la oportunidad de conocer lo que estás firmando.

Pero sobretodo entiende lo que estás leyendo, consulta, aclara tus dudas y asegúrate de estar 100 % conforme antes de hacer clic en “acepto”. Recuerda que las decisiones que tomes no sólo repercutirán en tu empresa, sino que también en tus clientes.